La llegada del verano siempre es motivo de gozo y alegría, aunque para los que tenemos cuerpos, digamos, no normativos, puede ser también motivo de tensión y complejos. Ya sea en la playa, en la piscina o por la calle, las altas temperaturas nos incitan a vestir con menos ropa y, por lo tanto, a exponer más nuestro cuerpo. 

Por ello, el Ministerio de Igualdad ha lanzado la campaña El verano también es nuestro, en cuyo cartel se puede ver a varias mujeres de rasgos muy diferentes, tanto en cuestión de peso como de color de piel, edad o tipo de cabello.

El objetivo principal de esta campaña es reivindicar el derecho a disfrutar de la vida en general y del verano en particular seas como seas, independientemente de tu peso, color de piel, edad, etc. Uno de los motivos que han llevado a realizar una campaña institucional de este tipo es el aumento de los problemas derivados de trastornos alimenticios, una patología cada vez más frecuente, sobre todo entre los más jóvenes y que acarrea serios problemas de salud, tanto física como mental.

Una campaña viral desde el primer minuto

Las reacciones no se han hecho esperar y en cuanto la campaña vio la luz, se convirtió en un fenómeno viral que trascendió nuestras fronteras y tuvo repercusión internacional. 

El cartel corrió como la espuma por las redes sociales, en las que miles de usuarios aplaudieron esta campaña que apuesta por el body positive, una corriente que pretende que nos cuestionemos los estándares de belleza y normalidad tan extendidos por la sociedad actual para dar paso a la aceptación sin cuestionamiento de cualquier tipo de cuerpo.