Últimamente se ha hablado mucho de la gordofobia y de que los cuerpos femeninos que salen de las tallas normativas impuestas por la sociedad también pueden resultar atractivos para el género masculino. Clasificaciones heteropatriarcales aparte (ya que el objetivo de la mayoría de las mujeres, independientemente de su físico, no es resultarles atractivas a los hombres) hoy os contamos algunos motivos por los que las mujeres con curvas resultan más atractivas a los hombres.

Reducción del estrés

Según algunos estudios, concretamente uno de la Universidad de Newcastle y de la de Wetminster, un cuerpo con curvas se asocia con fuerza, independencia y control, lo que ayuda a la pareja a reducir el estrés. Muchos hombres que están sometidos a altos niveles de estrés prefieren mujeres con curvas a la hora de mantener una relación. 

Efecto placentero

Otros estudios neurocientíficos manifiestan que observar un cuerpo femenino con buenas curvas produce en el cerebro un efecto placentero similar al que producen sustancias como las drogas o el alcohol. Y mucho más sano, dónde va a parar.

Hijos más inteligentes

El profesor Will Lassek, de la Universidad de Pittburgh, manifiesta que el desarrollo del cerebro de los bebés de una manera saludable depende en gran parte de la acumulación de grasa de la madre durante el período de gestación. Y eso, aunque a priori no llame tanto la atención, resulta muy llamativo para algunos hombres.

Una bomba sexual

Aunque lógicamente esto depende de otros muchos factores, a las mujeres con curvas se les atribuye más diversión a la hora de tener relaciones sexuales. Esto se debe a distintos factores, como que no se trata de cuerpos ligeros y delicados a los que tratar con mimo o que hay más superficie que explorar en general.