La modernidad no ha aniquilado la institución monárquica. De hecho, más de 40 países del mundo están, oficialmente, bajo 29 monarquías. Sin embargo, no todas tienen poder como tal. Por ejemplo, España, Noruega, Suecia, Japón e incluso el Reino Unido, que tiene la familia real más famosa de todas, son monarquías constitucionales en las que los monarcas tienen roles limitados o simplemente ceremoniales, actuando a veces solo como embajadores o consejeros de sus gobiernos. Entonces, ¿qué monarquías gozan de un poder ejecutivo amplio a día de hoy? Aquí te presentamos diez de ellas.

1. Arabia Saudí

El nombre oficial de este país es Reino de Arabia Saudita, y se trata de una monarquía absoluta en la que el rey, Salman bin Abd al-Aziz Al Saud (desde 2015), es también jefe de Estado y jefe de gobierno. Es un sistema basado en la ley islámica, la sharía. No se permiten los partidos políticos ni las elecciones. La familia Al Saud gobierna el país desde el siglo XVIII. 

2. El Vaticano

Aparte de Arabia Saudí, solo existe otro país en el mundo que no tiene un órgano legislativo separado: el Vaticano, que técnicamente es otra monarquía absoluta. El Papa es el jefe absoluto y ejerce el poder supremo en el ámbito legislativo, ejecutivo y judicial. Pero, a diferencia del resto de monarquías, esta no es hereditaria, sino que el pontífice es electo en un cónclave de cardenales tras la muerte o renuncia del Papa anterior. 

3. Eswatini

Puede que no reconozcas a este país por su nombre, sino por el que tuvo hasta 2018: Suazilandia. El Reino de Eswatini es un pequeño país africano que ha estado presente en las noticias recientemente por las protestas contra su monarquía absoluta. El rey Mswati III obtuvo el poder en 1986 tras la muerte de su padre, Sobhuza II. Desde mayo, el país está inmerso en una ola de protestas que exigen reformas políticas y económicas. 

4. Liechtenstein

El pequeño país europeo está gobernado por una monarquía constitucional en la que el poder se comparte entre el monarca y un parlamento electo. El príncipe es Juan Adán II de Liechtenstein desde 1989. Este cargo es heredado siempre por el primogénito varón de la familia. En 2004, el príncipe Juan delegó la toma de decisiones en su hijo, Luis de Liechtenstein, pero oficialmente sigue siendo el jefe de Estado. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *