Es inevitable que nuestro metabolismo se haga más lento con la edad. A partir de los 30 años nos cuesta mucho más bajar de peso. El cuerpo no quema las calorías tan rápido, y si a eso le sumamos malos hábitos, la situación empeora. Por suerte, existen algunas medidas que podemos tomar para revertir ese proceso y acelerarlo. Aquí te damos seis consejos infalibles. 

1. El desayuno es clave

Si te levantas por la mañana y no desayunas estás enviando señales erróneas al cuerpo. El organismo creerá que está en reposo y seguirá desactivado. Así que además de energizarte, la comida diurna acelera el metabolismo y lo estimula para que queme más calorías durante la jornada. Lo ideal es que incluya proteínas como clara de huevo, zumo de frutas o café. Si deseas adelgazar, un buen desayuno ayudará a que sientas saciedad y evitará que comas a deshoras. 

2. Levantar pesas

Cuando queremos perder unos kilos, lo más común es que optemos por realizar ejercicios cardiovasculares. Aunque es cierto que estos queman muchas calorías, el metabolismo se acelera cuando levantamos pesas. El entrenamiento anaeróbico hace que los músculos, una vez finalizado el entrenamiento, continúen su proceso de gasto calórico. Es decir, descansando también pierdes grasa, ganas masa muscular y eliminas la flacidez. Lo mejor es combinar ambas actividades si se desea adelgazar pronto y fortalecer el cuerpo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *