Cuando la actriz y cantante Jennifer López y el actor Ben Affleck confirmaron al mundo en 2021 que volvían a estar juntos, después de haber roto en 2004 y haberse casado con otras personas (y divorciado), nuevamente se convirtieron en una de las parejas más poderosas de la industria del entretenimiento y en una de las favoritas de la prensa. Al parecer, los paparazzi nunca superaron a “Bennifer”. En julio de este año, 18 años después de su ruptura, por fin se casaron. Sin embargo, los rumores de que no todo es color de rosa no han cesado, sobre todo por el hecho de que, presuntamente, ni siquiera viven juntos. ¿Qué estará pasando?

Primeras impresiones

Tras casarse a mediados de este año, la “diva del Bronx” declaró a varios medios de comunicación que su relación con el actor seguía siendo igual que cuando eran novios, y que la boda solo había sido una manera de fortalecer y oficializar esa unión. Pero agregó que no se habían mudado juntos porque todavía estaban en la búsqueda del hogar perfecto que pudiera albergar a su gran familia mixta, conformada por López y sus dos hijos, y Affleck y sus tres hijos. Este anuncio hizo levantar algunas cejas y la prensa dedicada al entretenimiento comenzó a sospechar.